permalink

0

Qué tipos de baterías existen en los coches eléctricos

Qué tipos de baterías existen en los coches eléctricos

Las baterías de coche han evolucionado muchísimo en los últimos años. Si te interesa conocer más datos acerca de este elemento básico de los vehículos continúa leyendo porque a continuación te presentamos mucha información acerca de las baterías de coche, así como los tipos de batería que existen para los coches eléctricos.

¿Qué tipos de baterías existen para coches eléctricos?

En primer lugar encontramos las baterías de metal y aire. Estas baterías funcionan “respirando” oxígeno y es así como se regeneran. Podemos encontrar baterías de aluminio y baterías de zink. Se trata de un tipo de baterías que en un tiempo seguro se vuelven muy interesantes pero en la actualidad todavía no existen demasiadas.

En segundo lugar encontramos las baterías de plomo y ácido. Estos modelos se encuentran elaborados a partir de placas de plomo que son el cátodo y de electrolitos líquidos de ácido sulfúrico que son el ánodo. Fueron las primeras baterías utilizadas para los vehículos eléctricos porque eran muy robustas y baratas pero además de necesitar muchas revisiones eran bastante perjudiciales para el medio ambiente, además de no ser muy eficientes, con lo que últimamente ya no se utilizan mucho.

En tercer lugar tenemos las populares baterías Ion Litio que sin duda son las más utilizadas. Son eficientes porque pesan y ocupan muy poco y además de en coches las encontramos en teléfonos móviles, en ordenadores y en otros dispositivos tecnológicos. Este tipo de baterías suelen tener una eficiencia de cargar y descargar bastante alta que ronda el 80 o 90%. Aunque mediante esta tecnología se pueden conseguir baterías muy potentes y energéticas, para los vehículos se utilizan modelos menos densos para que sean menos inflamables, más duraderos y más respetuosos con el medio ambiente. Actualmente los diferentes fabricantes continúan trabajando para mejorar esta tecnología con lo que aunque actualmente ya se sitúa a la cabeza lo más probable es que continúen mejorando sus capacidades y su duración. Actualmente pueden encontrarse baterías de ion-litio con níquel, manganeso y cobalto.

Encontramos también las baterías de Ni-MH. Este tipo de baterías suelen durar mucho y además aportan mucha energía con lo que son una gran opción para los híbridos, que podrás combinar con un arrancador de baterías. Por otro lado su eficiencia es un poco baja y su rendimiento con frío no es muy bueno. No se utilizan en vehículos que son totalmente eléctricos.

Además de las baterías que ya hemos presentado, existen otros tipos de batería con las que todavía se está investigando pero que sin duda jugarán un papel determinante en el futuro de los coches eléctricos. En primer lugar encontramos las baterías con nanotecnologías. Aunque no se trata de baterías al uso, sino de un modelo de ánodo que se puede aplicar a las baterías que ya existen, están investigando con su utilización en las baterías más comerciales. Esta tecnología funciona mediante una micro estructura espacial que hace que el contacto con el electrolito sea mucho más grande y directo. Gracias a ello se consigue que las prestaciones de las baterías ya existentes mejoren mucho sin necesidad de que estas pesen más o se hagan más grandes. Para esta tecnología se utilizan la trifilina o el grafeno, así como algunas estructuras con espuma e incluso los nano-hilos.

En segundo lugar encontramos las baterías de litio, esta vez en estado sólido y no en estado líquido, es decir, con el litio en forma de metal. Como leemos aquí, se trata de un tipo de baterías interesantes porque se vuelven mucho más eficientes disminuyendo su inflamabilidad y mejorando su densidad energética. La utilización del litio en estado sólido consigue que también mejoren los ciclos de vida y los tiempos de carga con lo que sin duda es una opción a tener en cuenta para el futuro.

Y por último encontramos los supercondensadores. Los condensadores son unos dispositivos especialmente diseñados para poder acumular mucha electricidad. Aunque ya se llevan utilizando durante muchos años pues son perfectos para almacenar todo tipo de electrones sin reacciones químicas ni electrolitos y cuentan con una alta velocidad de carga y descarga tienen como nota negativa una densidad energética baja. Por otro lado, como son eficientes al 100% consiguiendo que su vida útil pudiera ser superior a la de todo el coche, sin duda es una tecnología en la que se seguirá trabajando ya que si se consigue solucionar el problema de la densidad energética con algún tipo de membrana serían una muy buena opción para los vehículos eléctricos.

VN:F [1.9.17_1161]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.17_1161]
Rating: 0 (from 0 votes)

Deja un comentario

Required fields are marked *.